AICA recoge en una Guía los principales riesgos laborales y medidas preventivas en el sector de host


  • En la guía se detallan las obligaciones del empresario, se analizan los principales riesgos a los que ​están expuestos los trabajadores, y se explican medidas preventivas para reducir la siniestralidad laboral

  • Algunas recomendaciones para reducir los riesgos a los que están expuestos los trabajadores son realizar pausas en el trabajo a intervalos regulares de tiempo, respetar las horas de sueño y descanso, la señalización de obstáculos, y el buen mantenimiento de las instalaciones

Alcobendas, 14 de octubre de 2015. El Gabinete de Prevención de Riesgos Laborales de AICA, con la colaboración de ASIFOR Ingeniería y la financiación de la Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales, ha elaborado una ‘Guía de Prevención de Riesgos Laborales en el Sector de la Hostelería y Restauración’.

El objetivo es informar al empresario de sus obligaciones en materia de preventiva, según establece la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, y transmitir cuáles son las causas que provocan los principales riesgos para los empleados en el sector, y cuál es la mejor manera para reducir al máximo la siniestralidad laboral.

Según el último avance de datos de accidentes de trabajo, publicado por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social en 2015, el índice de incidencia de accidentes en jornada de trabajo con baja en el sector de la hostelería, no se sitúa al nivel de otros sectores de actividad, pero se encuentra por encima de la incidencia media, por lo que esta Guía puede constituir un argumento a modo de sensibilización a la hora mejorar las cifras de accidentes en el sector.

El empresario de hostelería y restauración tiene el deber de evaluar los riesgos y planificar medidas en materia preventiva. Además debe garantizar que el trabajo no sea una fuente de riesgos para los trabajadores elaborando un Plan de Prevención de Riesgos Laborales adecuado a la empresa, haciendo una evaluación de riesgos, y planificando y ejecutando la actividad preventiva. El objetivo es que la organización adopte un sistema preventivo que se adapte a las circunstancias, integrando la prevención dentro de la gestión como una actuación más a desarrollar.

El sector hostelero y de restauración se caracteriza por una elevada rotación del personal, principalmente debida a la estacionalidad del sector turístico, heterogeneidad de contratos y salarios, con trabajos a tiempo parcial en muchos casos, horarios de trabajo frecuentemente irregulares, turnos discontinuos, de fin de semana, nocturnos o en periodos vacacionales.

Teniendo en cuenta las características del sector, los riesgos laborales más habituales que se dan son en su mayoría físicos como las caídas de personas a mismo o a distinto nivel, caídas de objetos en manipulación, cortes, golpes y proyecciones, incendios, contactos eléctricos, exposición a contaminantes químicos, sobreesfuerzos, posturas repetitivas o movimientos repetitivos. Pero los trabajadores en hostelería y restauración también están expuestos a riesgos psicosociales como el disconfort térmico o el estrés.

En la Guía se analizan las principales causas que conducen a este tipo de riegos y cuáles son las medidas de prevención más efectivas en cada caso, por ejemplo realizar pausas en el trabajo a intervalos regulares de tiempo, evitar las prisas y metas horarias, o respetar las horas de sueño y descanso, son algunas de ellas, pero también contar con ropa y material adaptados al puesto de trabajo, la señalización de obstáculos, y un buen mantenimiento, orden y limpieza de las instalaciones.

La ‘Guía de Prevención de Riesgos Laborales en el Sector de la Hostelería y Restauración’ es la tercera que elabora AICA este año y está disponible para consultar o descargar en la página web del Gabinete de Prevención de Riesgos Laborales de AICA www.aicaprevencion.com o directamente pinchando Aqui.

Entradas asociadas