Los factores de riesgo psicosociales y musculoesqueléticos están generalizados en las empresas europ


esener-2-webteaser.png

El objetivo de ESENER-2 es averiguar cómo se gestionan realmente la seguridad y la salud —y, en particular los riesgos nuevos y emergentes, como los de tipo psicosocial— en organizaciones de cualquier tamaño, incluidas las microempresas con 5-10 empleados. Las preguntas de la encuesta iban dirigidas a la persona de la empresa con más conocimientos sobre seguridad y salud en el trabajo (SST). Los encuestados identificaron los mayores factores de riesgo en su organización y describieron cómo se abordaban. También facilitaron información sobre las razones por las que se gestiona el riesgo en sus empresas, y sobre las principales dificultades a las que se enfrentan para evaluar los riesgos en el lugar de trabajo.

Ole Christensen, diputado al Parlamento Europeo y ponente sobre el Marco estratégico de la UE sobre salud y seguridad en el trabajo para el periodo 2014-2020, comentó que «La encuesta ESENER-2 ofrece una imagen completa de cómo se gestiona realmente la seguridad y la salud en los lugares de trabajo europeos. Los resultados son muy importantes para los responsables de la formulación de políticas a escala nacional y comunitaria, ya que documentan con claridad que hay mucho margen de mejora en el ámbito de la seguridad y la salud en el trabajo».

El factor de riesgo más común entre los notificados es tener que tratar con clientes, pacientes, alumnos, etc. difíciles (el 58 % de los centros de trabajo de la EU-28), lo que refleja en parte el crecimiento continuo del sector de los servicios. Los factores que causan trastornos musculoesqueléticos (TME), como las posturas que producen cansancio o dolor y los movimientos repetitivos de la mano o el brazo, se citan muy a menudo en todos los sectores de actividad.

Los resultados indican que un 76 % de los centros de trabajo de la UE-28 efectúan evaluaciones de riesgos periódicas, y de ellos, un 90 % las consideran una manera útil de gestionar la seguridad y la salud. Hay diferencias notables a escala nacional en la proporción de empresas que realizan la evaluación de riesgos con personal interno, y las que contratan para ello los servicios de proveedores externos. La utilización de personal interno varía del 76 % en Dinamarca al 7 % en Eslovenia. Aunque el tamaño del centro de trabajo tiene una gran influencia, en algunos Estados miembros incluso las empresas más pequeñas suelen realizar evaluaciones de riesgos con personal interno.

La directora de la EU-OSHA, Christa Sedlatschek, señaló que, «Entre los centros de trabajo que no realizan evaluaciones de riesgos periódicas, las razones fundamentales esgrimidas son que los riesgos y peligros ya se conocen (83 %) y que no hay problemas de importancia (80 %). Los factores de riesgo psicosocial se consideran más difíciles de gestionar que los de otro tipo. Casi una de cada cinco empresas que afirman tener contactos conflictivos con clientes o sufrir apremio de tiempo indican asimismo carecer de la información o los instrumentos adecuados para abordar el riesgo de una manera eficaz.

Otra conclusión clave es que un nivel elevado de participación (sea formal o informal) de los trabajadores es un indicador importante de buena calidad del trabajo, incluida la calidad de la gestión de la SST en general y la gestión de los riesgos psicosociales en particular.

El marco jurídico actual en materia de SST es de 1989, fecha de adopción de la Directiva marco sobre salud y seguridad en el trabajo (Directiva 89/391 CEE) y como en la anterior edición de ESENER, el motivo más frecuente para gestionar la SST fue el cumplimiento de las obligaciones legales (85 % de las empresas de la EU-28), aunque una alta proporción de encuestados mencionaron también como motivo cumplir las expectativas de los empleados y sus representantes (79 %) y evitar las multas de la inspección de trabajo (78 %). ESENER-2 facilita asimismo información sobre si las empresas perciben la gestión de la SST como una carga, lo cual es muy importante para programas en curso como REFIT[1]. Ante la pregunta de si la complejidad de las obligaciones legales en esta materia se consideran un obstáculo para la gestión de la SST, los resultados varían entre el 67 % en Italia y el 14 % en Lituania. Dado que todos los Estados miembros se rigen por la misma legislación a escala de la UE, estas cifras reflejan las distintas situaciones existentes a escala nacional y ponen de relieve la importancia de la legislación nacional, las estructuras de apoyo y otros recursos.

Enlaces:

Lea un resumen de las conclusiones de la encuesta ESENER-2 (en 25 lenguas de la UE) Examine los resultados utilizando la herramienta de visualización en línea

[1] REFIT es el programa de la Comisión Europea para la adecuación y la eficacia de la reglamentación. Incluye medidas para que la legislación comunitaria sea más sencilla y para reducir los costes reglamentarios, lo que contribuye a que el marco regulador sea claro, estable y previsible, en respaldo del crecimiento económico y el empleo. El 19 de mayo de 2015 la Comisión Europea publicó su nuevo paquete de medidas para mejorar el marco reglamentario, que REFIT, en el que se establece cómo se va a llevar a la práctica su propósito de compromiso con la mejora reglamentaria en los próximos años. Más información en: http://ec.europa.eu/smart-regulation/refit/index_en.htm

Fuente: Agencia Europea para la seguridad y la salud en el trabajo

Entradas asociadas